Buscar
  • Etinar S.A.

On Kobe Bryant

Soy de la generación que creció viendo a Michael Jordan, Kobe Bryant, Allen Iverson y Shaquille O’Neil. También fui testigo, y todavía lo soy, de Leonel Messi y Cristiano Ronaldo. Sin duda que la muerte de Kobe me hace escribir estas líneas pero no me voy a quedar en lo nostálgico de haber admirado su juego y talento.


Para mí lo impresionante de estas personas es que lograron llevar sus capacidades al máximo. Ellos lograron entender que si bien nacieron con la magia de destacar en sus deportes, fue gracias a su dedicación y perseverancia que se mantuvieron por años en la excelencia.

Lo mismo sucede en otras actividades. Por ejemplo, Steve Jobs, Bill Gates, Warren Buffet, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, por tan sólo citar unos cuantos, fueron capaces de cambiar nuestras vidas con sus innovaciones. Pero fue su perseverancia, la que también los lleva a trascender. Siempre por encima del resto. Siempre superando sus propias expectativas. Siempre queriendo aportar valor en lo que hacen. Así deberíamos de ser todos.

Toda la vida me ha gustado competir. Me encantan los retos y desafiar a cualquiera. No hay nada como esa sensación mientras se da la competencia. Gane o pierda, no importa. De eso se trata, de competir, de mejorar, de buscar la excelencia, de intentar ganar. La adrenalina durante esos momentos te mantiene vivo hasta que termina la competencia. Cuando pierdes, vas por la revancha; cuando ganas, vas por el siguiente a vencer. Eso me queda de los grandes competidores.


Es un aprendizaje que se lo debo a esa filosofía americana de siempre ser mejor. Me quedo con la ética y moral de estos deportistas, de estos competidores y emprendedores.

Nuestros países en Sudamérica aún esperan que les regalen todo. Siguen pensando en la espada de Bolívar. Todavía persiste la esperanza del salvador. Creemos que ser segundo es un mérito del cual podríamos vivir toda la vida.

Kobe no ganó siempre. Perdió muchas veces. Estuvo bajo la sombra de otros grandes por mucho tiempo. Pero superó todo eso. Superó el hecho de haber sido generación de ancestros esclavos; no tuvo resentimientos más que de superación y competencia. Terminó siendo uno de los mejores jugadores de la NBA y una leyenda. Inspiró a muchos chicos y adultos. Murió joven, a tan sólo unos pocos años de su retiro. Para quienes nunca supieron de él, los invito a leer su historia. Fue una inspiración. Thank you Kobe.


Riposa in pace e continua a ispirare l'umanità





- Guillermo Jouvin Arosemena

0 vistas

LA EMPRESA

PROYECTOS

SERVICIOS

CONTÁCTANOS

COMUNIDAD

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn

©2019. Todos los derechos son de Etinar S.A.

Powered by CYMA