top of page
  • Foto del escritorGuillermo Jouvin

Pensamiento crítico



Me encontré esta forma numérica en un juego en la cual se pedía que coloque el número faltante. Aparentemente no existía ninguna secuencia lógica hasta que se me ocurrió una solución totalmente abstracta que me permitió descifrar el número correspondiente.


Esto me llevó a pensar sobre un concepto que siempre he tenido como regla de vida: “Think outside the box”. Lo tengo anotado en una pared de mi oficina. Básicamente es aplicar pensamiento crítico para la solución de problemas. Incluso para anticiparlos.


¿Que es el pensamiento crítico? Es la manera de razonar sobre hechos y sus evidencias hasta encontrar una lógica al problema a resolver. Se requiere disciplina, paciencia, organización, capacidad de clasificar, establecer prioridades y, sobretodo, aceptar otros resultados de lo que esperamos (despojarse del ego).


Existen varias formas de evaluar situaciones según Adam Grant: la predicadora, la fiscalizadora, la política y la científica. La primera se cierra a sus creencias y es la que asume saberlo todo sin aceptar opiniones. La fiscalizadora es la que critica todo sin brindar soluciones. La política es la que concuerda con todo sin aportar diferentes soluciones. La científica es la que no acepta una solución como única y toma los datos concretos y evalúa las diferentes alternativas hasta encontrar la más lógica, eficiente y mejor forma de resolver el problema. Te invita a “reconsiderar”. Particularmente me gusta optar por la última para atender mis asuntos.


Con el método científico, aplicamos el proceso de pensamiento crítico para resolver las cosas. A continuación un modelo referencial que pueden seguir:


1. Determina el problema:

El problema puede ser algo que ya ocurrió, algo por suceder o algo que quieras planificar. La palabra problema se define como un dato desconocido que se busca encontrar (resolver).


2. Investiga:

Debemos buscar información relevante del tema. Se utilizan varias técnicas: leer libros, artículos referentes, internet, consultas (la mejor forma de investigar sobre algo es preguntar), foros, conversaciones con expertos, etc.


3. Clasifica la data:

levantada la información, busca clasificarla y organizarla por tipo, cantidad, relevancia y cualquier otro dato importante.


4. Evalúa datos:

Seleccionada la data, encuentra patrones. Establece porcentajes, estadísticas, gráficos en columnas, lineales, dispersión.


5. Analiza resultados:

Con la data definida, clasificada y evaluada, analiza la información para encontrar las respuestas a tu interrogante. Puede ser que difiera de tu pensamiento original o criterio. Vuelve a correr el proceso si dudas. De eso se trata el pensamiento crítico, justamente, cuestionar la información que uno tiene hasta encontrar la verdad y el sentido.


6. Toma decisiones:

Una vez que estamos seguros o casi seguros, con un nivel de acierto bastante importante o el más elevado de todos, decide por una de las alternativas. No significa que hayas encontrado la solución perfecta a tu problema de inicio; significa que es la mejor opción. Lo peor es quedarse sin hacer nada porque comenzamos este proceso por un “problema”. Por lo tanto, una vez que hemos atravesado todo este camino de pensamiento crítico, estamos obligados a decidir.


7. Vuelve a evaluar:

Tomada la decisión, debemos continuar cuestionando si hemos encontrado la fórmula a nuestro problema. Mientras avanzamos, seguimos recolectando data pero sobre hechos propios; comenzamos el modelo científico de experimentar conforme avancemos. De mantener la línea de resultados sobre lo esperado, podríamos pensar que estamos bien. Bastante bien. Sin embargo, no está demás dudar y buscar una mejor solución que incluso optimice lo que ya creemos bueno. Mejora continua se llama esta última parte.


En resumen, para aplicar esta metodología debes tener la mente abierta y mantenerte curioso sobre las cosas en general. Debes comprender que para aplicar un concepto de mejora continua se parte del hecho que podemos estar equivocados. Entender que el ego es nuestro peor enemigo y comprender que el que más corrige es el que menos se equivoca. Por cierto, dale la vuelta a la imagen y encontrarás fácilmente la secuencia del número faltante.



37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page