Buscar
  • Etinar S.A.

Una Montaña Rusa


Ser empresario en cualquier parte del mundo es una aventura extraordinaria. Quienes no se encuentran en esta orilla tienen la impresión que es fácil, que explotan a sus trabajadores, que abusan de los precios, que no ayudan a la sociedad o que son egoístas y egocéntricos.


La verdad es que resulta ser todo lo contrario. El empresario es una persona que decide arriesgar su patrimonio para aventurarse a salir adelante por sus propios medios. Que genera empleo, que compite en un mercado y que sacrifica mucho tiempo personal y familiar para ganarse la vida, contribuyendo a la sociedad y ceder todo el tiempo.


Su vida es un sube y baja de condiciones, emociones y situaciones. Muy pocas empresas logran sobrevivir, sin embargo, el mundo está lleno de empresarios que buscan seguir emprendiendo. Este personaje es un aventurero que a pesar que sabe que las reglas pueden cambiar en cualquier momento, decide lanzarse.


Como CEO de Etinar durante más de 20 años, he tenido todo tipo de experiencias. Y mirando para atrás, me doy cuenta del sentido que significa este juego de hacer empresa. Sobretodo en mi industria, la construcción y la promoción inmobiliaria. Por la naturaleza de este negocio, nuestros emprendimientos duran poco tiempo. En 3 o 4 años de haber diseñado, planificado, invertido, arriesgado, comercializado, construido y entregado un proyecto, todo vuelve a cero nuevamente. Tenemos la obligación de volver a crear. Volver a intentar. Volver a arriesgar. Así es nuestra vida. Esa adrenalina siempre está ahí. Cada cierto tiempo siento que todo puede acabar, pero al mismo tiempo con la ilusión de volver a empezar.


He vivido de todo. Ecuador es un país volátil por su situación política, inestabilidad económica y social. El día que comencé en Etinar fue un 15 de marzo de 1999. Ese día el país amaneció con los fondos congelados. Se había decretado que todos los depósitos quedarían en los bancos para evitar que el público acceda a sus recursos. Así me inicié en esta aventura. Fueron tiempos difíciles pero logramos salir adelante. Y todos los años han sido complicados. En ciertas ocasiones hemos estado mejor que otras pero en general ha sido un camino complejo.


Aplaudo a todos quienes deciden emprender. A quienes forman parte de esas empresas que todos los días arriesgan. A todas esas personas que con su tiempo forman parte de estos grupos de aventureros que deciden apostar su patrimonio, primero por un sentido de supervivencia y luego por aportar a la sociedad. A pesar de los riesgos e incertidumbre, es preferible bajarse del carrusel y subirse en la montaña rusa.


- Guillermo Jouvin Arosemena

86 vistas

Edif. Agora 21

Av. Joaquín de Orrantía

Guayaquil, Ecuador

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn
Logo de Etinar S.A.

+593 98 299 9384

ventas@etinar.com

©2019. Todos los derechos son de Etinar S.A.

Powered by CYMA