• Stanley Gómez

Derechos sin obligaciones



Hoy, al revisar en la oficina ciertos reportes de cifras económicas-políticas-financieras y, al vivir muy de cerca este proceso electoral, reconozco nuevamente que la sociedad depende de dos ciencias para estar en equilibrio; estas son la política y la economía.


Si bien es cierto que estas están llenas de conceptos y teorías, que seguramente se aprenden en un salón de clases, tenemos que tener muy claro que tanto la política y la economía nos han acompañado desde hace miles de años; y se han venido cultivando en cada una de las sociedades del mundo. Forman parte del entorno y muchas veces, aunque no las veamos, se pueden percibir.


Si creemos que nunca las hemos aplicado, piensen en alguna ocasión en que hayan tenido que tomar una decisión con su familia, alquilar o comprar una casa, tener vacaciones o ahorrar para la compra de un bien; eso consenso en comunidad es una manifestación de política y economía. Ponemos en consideración de todos los participantes las mejores opciones, para determinar entre lo bueno y lo optimo.

Es por eso que, cuando llegan las épocas de elecciones, en nuestras manos recae la facultad de elegir entre una serie de candidatos que deben hacer cumplir, en materia de política y economía, sus compromisos adquiridos para buscar el bienestar común. Tú y yo formamos parte de esta sociedad que poco a poco tratamos de estabilizar.

Ahora pues, hemos sido suficientemente altruistas para reconocer cuál es ese bienestar común? No lo creo. La democracia se ha inclinado por un modelo de gobierno que lastimosamente fracasó por más de 10 años, en donde prevaleció la corrupción y se empeñó en generar odio y resentimiento.

Es allí en donde los invito a amar la transparencia y odiar la corrupción. No dejarnos llevar por dádivas que suenan caritativas, sino anhelar un buen empleo. A querer la libertad, mas no al tirano opresor.


No pierdo la fe en el Ecuador, no pierdo la fe en su gente. Sueño en ver un país unido, en donde el 65% o más demostremos que estamos cansados que nos sigan engañando. Debemos ejercer como obligación el derecho de votar conscientemente. Se que tú también anhelas ese bienestar común, que tú también formas parte del cambio. Hagamos política y convirtamos con nuestra elección una economía que busque el desarrollo, más no la comodidad.


No demos un paso atrás, Ecuador. Te lo pide un ciudadano más que ejercerá conscientemente su derecho.

44 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo