top of page
  • Foto del escritorGuillermo Jouvin

Creatividad

Lo que diferencia a las personas creativas de los demás es la imaginación. Las leyes de la física nos ponen límites a nuestra capacidad de ejecutar cualquier cosa, pero nada limita nuestra imaginación. En nuestra mente podemos volar, respirar bajo el agua o correr a la velocidad de la luz. Se puede hacer lo que queramos. Y lo único que nos podría detener es nuestra propia percepción de esa realidad.


De eso se trata la creatividad, de explorar todas las ideas posibles para buscar la solución a cualquier planteamiento que nos pongamos enfrente. Únicamente nuestras propias restricciones podrían poner límites al alcance de nuestra imaginación.


Partimos de este concepto: si nos ponemos límites, encontraremos soluciones limitadas; si abrimos la mente, podemos explorar soluciones ilimitadas. Lo relaciono con el concepto de Think outside the box que he hablado en otras ocasiones. Para ello es importante tener una sola regla: Abre tu mente. “La capacidad para reconsiderar las cosas y olvidar todo lo aprendido” dice Adam Grant.


La creatividad es un concepto de originalidad. Mientras más ideas novedosas generemos en un periodo determinado de tiempo, más calidad de ideas obtendremos. Se trata de una métrica llamada “Ideaflow” que nos cuenta en su libro Jeremy Utley y Perry Klebahn. No es necesario esperar a estar en apuros o desesperado para desatar nuestras ideas. Debemos mantenernos en estado de alerta todo el tiempo. Pensar y repensar las cosas de manera recurrente. Saber que siempre hay mejores formas de hacer algo y liberarnos del ego para abrirnos a nuestras infinitas posibilidades.


Pero la imaginación no es exclusiva de unos pocos. Todos podemos ser creativos. Simplemente hemos estado reprimidos por un sistema educativo que nos obligaba a hacer y no a pensar. Existen maneras de despertar nuestra creatividad y te recomiendo algunas que particularmente aplico:


- Brainstorming: Esta forma permite pensar en miles de ideas. No importa que tan estúpidas o inalcanzables parezcan. En esta fase solo estas “pensando en voz alta”.

- Perspectiva: Ábrete a diversas formas de pensar. Tus ideas están limitadas a tu entorno, tu cultura o aprendizaje. Aprovecha de otras experiencias con la gente que te rodea, leyendo libros y artículos o escuchando podcasts.

- Colaboración: Cuando se trabaja en equipo cada miembro aporta una idea y perspectiva diferente. Mientras más diverso sea el grupo mejor para poder confrontar opiniones.

- Zona de inconformidad: Nos gusta lo que hacemos y podemos perder horas y días haciendo lo mismo cuando sabemos que podrían haber maneras más eficientes de hacer una tarea. Más aún cuando son repetitivas y mecánicas. Piensa y propóntelas.

- Intuición: Casi siempre pensamos que los estudios o focus groups son la respuesta inequívoca a un problema. Pero estos no dejan de estar limitadas a sus propias restricciones. Cuídate de los falsos negativos y falsos positivos. Investiga sobre el tema, pero no dejes de escuchar tu propio feeling de las cosas.

- Perfección: Evítala. No es necesario tener todo perfecto para implementar una solución. Quizás nunca llegue y a tu criterio o el de tu equipo siempre le falte algo. Pero pueda ser que lo que tienes ya es suficiente para ser un disruptivo. Usa al mundo de laboratorio. Comienza con pequeñas muestras, ponlas en una presentación en blanco y negro y muéstralas; hablar del tema ayuda.

- Documenta: Una de las maneras de implementar ideas es dejando por escrito los temas. Avanza con las formas que va tomando el concepto hasta que se vuelva una realidad.

- No mates tus ideas: Puede que una idea no resulte en un momento dado de tu vida. Pero déjala ahí. Algún día y en alguna otra circunstancia podría implementarse.

- De todo un poco: Es recomendable leer y estudiar. No importa que no sean afines a tu formación. Mientras más diferentes, dispersos y diversos mejor. Galileo descubrió las montañas en la luna gracias a su conocimiento en arte. Él había estudiado la técnica “claroscuro” para definir perspectivas y cuando estaba observando la luna, asoció ideas y logró semejante descubrimiento. No era la ciencia en la creación de telescopios lo que le permitió notarlo. Habían otros telescopios más potentes. Fue el conocimiento de perspectivas lo que le permitió ver lo que nadie más había visto.


Las ideas son la base de la creatividad. Sin creatividad no podríamos avanzar en nuevos descubrimientos. Nos estancaríamos pensando que todo está dicho y sometidos a esa realidad.


Debes tener la fuerza de voluntad para implementar tus ideas. Tengamos en cuenta que no solamente es la idea, sino que siempre es la ejecución lo que nos permite evaluar sus resultados. El liderazgo es indispensable para llevarlas a cabo. No depende de que seas jefe o ejerzas algún cargo de poder. “Nadie tiene derecho a tener una opinión crítica sin expresarla” dice Ray Dalio. Este concepto aplica a las ideas. Son la fuente de la evolución. La creatividad nos permite reaccionar y adaptarnos. Hagamos de esto un ejercicio cotidiano.




30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page