top of page
  • Foto del escritorEtinar S.A.

Kaizen, Ego y Cultura

Luego de la segunda guerra mundial, los militares americanos trajeron consigo a Japón métodos estadísticos de control de procesos que habían implementado como consultorías a las industrias relacionadas a la guerra con el TWI (Training within industry). 


Los japoneses adoptaron fácilmente estas prácticas uniendo su inteligencia emocional y disciplina oriental con la inteligencia racional y practicidad occidental.  Es así como nace la metodología Kaizen. Kai significa cambio; Zen quiere decir bueno. “Cambio bueno”, que termina traduciéndose a “Mejora continua”.  


¿Quién lo hizo primero? ¿Se lo atribuimos a los americanos o a los japoneses? La mayoría piensa que son los japoneses por el éxito de Toyota al final de los 90. O también podríamos decir que los americanos porque fueron los que llevaron las metodologías.

Pero a quien le importa. Hoy en día, existen Google, Tesla, Microsoft, Samsung, Nestlé, Pixar, Amazon, Nike, Ford, Apple en cierta forma y, obviamente la propia Toyota, entre cientos de otras empresas que lo hacen también. Por eso insisto, ¿que importa quien lo hizo primero? Lo importante es quienes lo están aplicando. 


En nuestras empresas nos encontramos en repetidas ocasiones con frases como “esto lo hacía yo antes…yo fui primero…eso lo vengo haciendo hace tiempo…no quiero que nadie sepa cómo lo hago…mejor no lo repito porque después otro se atribuye el procedimiento.” ¿Porqué debería importarnos eso en una empresa que se supone que trabaja para un mismo objetivo? El ego nos limita a colaborar como equipo y formar una inteligencia colectiva. Brainstorming se refiere a la lluvia de ideas que se hacen en un grupo de trabajo. En un equipo solo puede existir la palabra “nosotros” y no “yo”. De eso se trata la mejora continua. De eso se trata Kaizen. 


En otras ocasiones nos encontramos con personas pidiendo disculpas por observar o corregir a otro compañero. Escuchamos frases como “Perdón que me meta, pero lo comento para aportar…no es mi intención ofenderte, pero sugiero esta mejora…mi intención es ayudar.” Entiendo que debe haber respeto, pero ¿porqué avergonzarse de hacer una sugerencia de equipo? La cultura latina nos limita a compartir críticas constructivas que aporten con confianza a la mejora de un proceso. En un equipo debe existir cultura de colaboración y trabajo. Respeto y frontalidad. Dejar el ego a un lado y comenzar a compartir ideas con la mente abierta a recibir críticas o aceptación. De eso se trata la mejora continua. De eso se trata Kaizen. 


Debemos entender que cuando se trabaja para sacar adelante un proyecto, nunca es personal. Siempre es profesional. El objetivo no es el reconocimiento individual.  El objetivo es el resultado del proyecto. Lograr los KPIs establecidos, los indicadores referenciales. Las estadísticas apropiadas. Por eso debemos planificar, hacer estrategias, establecer la metodología, seleccionar al equipo, establecer los objetivos y controlar su cumplimiento. Se trata de pequeñas mejoras, pero constantes a lo largo de un proceso. 

Eso es mejora continua. Eso es Kaizen. 


Si nuestros equipos entienden este concepto claramente, saldremos adelante más rápido de lo que imaginamos. Japón se volvió una potencia en menos de 30 años. Simplemente fue la determinación, la disciplina, la cultura, la inteligencia emocional, la inteligencia colectiva, lo que los llevó a adoptar las mejores prácticas y hacerlas propias. Se convirtieron en referencia mundial y en menos de 5 años, las demás empresas comenzaron a aplicar estas metodologías y también las hicieron propias. 


Hagamos lo mismo y dejemos de preguntar quién lo hizo primero o sentir culpa por corregirlo. Lo que tenemos que hacer es aplicar Kaizen y las mejores prácticas empresariales a lo largo y ancho de todas las áreas de nuestras empresas. Y así conseguiremos resultados extraordinarios. 


Guillermo Jouvin Arosemena

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarii


bottom of page