top of page
  • Foto del escritorGuillermo Jouvin

No es un indio, un negro o una mujer…

Es la mejor persona la que debe ocupar el cargo en algún momento determinado. No tiene nada que ver la raza, color de la piel, sexo o alguna otra característica distintiva de una minoría o mayoría en una sociedad. ¡Simplemente debe de ser el mejor, punto!


Acabamos de leer en las noticias del posicionamiento del primer ministro de Gran Bretaña Rishi Sunak, un joven multimillonario, que no solamente se convierte en el primer ministro de ascendencia india, de religión hindú y más joven en los últimos 200 años de gobierno en ese país; es un exitoso ex-banquero y político parlamentario que a pesar de todos los obstáculos que su raza, color de piel o religión pudo haber tenido, ha logrado transcender en lo que hace. Y es elegido no tanto por sus competencias para gobernar (todavía no lo sabremos), sino más bien por su rectitud. Cualidad que el Reino Unido busca y que quizás el mundo entero la necesite.

Por su lado está Giorgia Meloni en Italia, primera vez en la historia del país que llega una mujer al cargo de primer ministro. Estoy seguro que es su firmeza en la ideología ultra derecha y liderazgo lo que le consiguió que sea elegida. ¡Nada tiene que ver que sea mujer o rubia!

Lo mismo ocurrió cuando Barack Obama llegó a ser presidente de la nación más poderosa del mundo. En un país súper racista, al inicio más se hablaba del hecho de ser el primer presidente negro que de sus cualidades de liderazgo y comunicación. Terminó en el top 10 del ranking de mejores presidentes de Estados Unidos, a pesar del color de su piel.


También tenemos el caso de Angela Merkel, Canciller de Alemania por 4 periodos consecutivos, lo cual ratificó su liderazgo interno y externo cuando ejerció su cargo. Enfocó su visión en la ciencia y confianza en los líderes políticos. Fue sin duda una de las mejores gobernantes de ese país, a pesar de ser mujer.


Estas personas llegaron a ocupar estos puestos porque fueron los mejores en sus ocupaciones. Lo mismo debe de suceder en nuestras empresas. No lo concibo de otra manera. ¿Que tiene que ver si eres hombre o mujer, o el color de tu piel? Dependiendo del tipo de trabajo que se tenga que acometer, las personas que formen parte del equipo tienen que tener las mayores cualidades y características del perfil para hacerlo. Por ejemplo, si queremos trabajos de mucho esfuerzo, es preferible utilizar hombres para dichas tareas; en promedio tienen más fuerza. Para limpieza, quizás es preferible mujeres; son más detallistas. Pero en cargos ejecutivos, no tiene nada que ver si es hombre, mujer, negro, indio, blanco o de cualquier otra característica al respecto. Una mujer puede tener mejor cualidad de liderazgo que un hombre. Asimismo, un hombre puede ser más analítico que una mujer. Un negro puede ser más organizado que un blanco. Un blanco puede tener mayores habilidades de comunicación que un negro o indio. ¡O viceversa! No lo sé. ¿Quien sabe? ¿Cómo podremos saberlo con tan solo verlos? Cada caso debe ser evaluado en función de cada persona en particular para cada cargo puntual que necesitemos en nuestras organizaciones. Sin importar nada más que las capacidades especificas. De eso si estoy seguro.


Etinar cuenta con equipos interdisciplinarios y procuramos que sean los mejores en sus áreas. Buscamos que tengan experiencia, conocimientos técnicos, financieros, administrativos, de análisis de datos, de procesos, de ingeniería o de arquitectura. Queremos que trabajen en equipo y aporten desde su punto de vista para contribuir al proyecto que ejecutan. Procuramos que tengan valores morales, códigos de ética, capacidad de trabajo, motivación y disciplina. Me es irrelevante cualquier otra característica física o personal.

En cuanto a las edades, tenemos personal diverso. Los mayores aportan experiencia, mientras que los jóvenes tecnología. De esto se trata, de buscar un equilibrio para trabajar en armonía con el mismo objetivo.


Mucho se habla de ser inclusivo. Pero más bien sugiero que se hable de ser preparado. Se debería de hablar de capacidades. Deberíamos discutir de iniciativa. Esto marca la diferencia en una organización. Saber aprovechar las mejores virtudes de nuestro equipo para aportar a la sociedad y generar ingresos por los servicios que prestemos o productos que desarrollemos.

Así como el caso de Barack o Angela, como personas debemos dar lo mejor de nosotros mismos. Tenemos que buscar entrar en el top 10 de nuestras actividades y luchar para lograrlo. La meta no se consigue nunca porque logrado el objetivo debemos pasar al siguiente y aspirar a más.


Veamos que tal le va a Giorgia y Rishi, aunque cualquiera que fuera el resultado, estoy seguro que nada tendrá que ver su religión, sexo, ascendencia o color de su piel. Todo tendrá que ver con sus capacidades.



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page