• Etinar S.A.

No te preguntes lo que tú país puede hacer por ti…

El 20 de enero de 1961, en el juramento del 35vo presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy en su discurso dio uno de los mensajes más importantes de la historia de ese país y la humanidad: “No te preguntes lo que tu país puede hacer por ti, sino más bien lo que tú puedes hacer por tu país”.


Al final de cuentas, una sociedad se conforma por personas que en conjunto aportan al progreso y desarrollo de si mismos. Nadie tiene porque regalar nada a nadie, lo cual no significa que no se debe ser solidario. Todo lo contrario, cada uno debe buscar contribuir desde su espacio y acción al crecimiento de un barrio, un pueblo, una ciudad, una nación.


No todas las personas tienen la habilidad, conocimientos, o capacidad de realizar un cambio. No todos tienen ni siquiera la voluntad de hacerlo. Muchos esperan que alguien más, “el gobierno, los ricos, el presidente, el alcalde, el jefe”, cualquier otro menos ellos, hagan el esfuerzo para darles lo que creen merecer. Pero no es así, si alguien ha logrado algo en su vida es porque lo trabajó. O algún antepasado lo hizo para crear prosperidad a sus descendientes, hubo un esfuerzo, una idea ejecutada, un sacrificio, que permitió ese crecimiento.


Luego de 25 años el Ecuador logra su segunda medalla de oro en las olimpiadas, logro histórico que un deportista que nació pobre consigue para sí mismo y para su país. Particularmente yo no era muy seguidor del ciclismo hasta que Richard Carapaz ganó el Giro de Italia, luego el podio en el Tour de France y finalmente el oro en las olimpiadas frente a lo que se considera “la crème de la crème” de ese deporte. Me hice fanático de Richie, un ejemplo de prosperidad. También me enteré que había logrado podio en el Giro de España y otras competencias importantes en Colombia y Sudamérica. Lo hizo sin que su país haga nada por él. Incluso, en todo su derecho, en una entrevista a un medio español, luego de alcanzar el primer puesto de las olimpiadas, se quejó de aquello. Mucha gente se hizo eco en sus palabras atacando a este gobierno y a los pasados por no haber hecho nada por el deporte amateur. Y tienen razón, el gobierno debería fomentar y apoyar más al deporte. Pero Richie lo hizo solo. Y no me refiero únicamente al oro o los otros logros. Me refiero a que hoy en día es un hombre millonario, trabaja en un equipo de ciclismo de nivel mundial que pelea todos los títulos y cuida de sus colaboradores. Además tiene tiendas donde vende artículos deportivos y cobra cantidades importantes de dinero para rodar con personas que quieran aprender de él. Impresionante lo que ha logrado en su vida y no llega a los 30 años de edad. Y les recuerdo que el país no ha hecho nada por él, más bien Richie nos ha dado mucho. Además nos ha dado optimismo, esperanza y nos hizo recordar que Ecuador es un país del cual sentirse orgulloso.





Lo mismo debe aplicar a nuestras vidas. Desde donde sea que actuemos, debemos dar nuestro mayor esfuerzo, trabajar o entrenar duro para progresar. Si sumáramos los esfuerzos de todos como lo ha hecho Richie, quizás algún día podamos, más bien, hacernos eco en la frase del presidente JFK y logremos poner el nombre del país en todo lo alto como sociedad noble, organizada, honesta, con nuestros productos en todos los mercados del mundo y con infraestructura que mejore la calidad de vida de las personas. Ese sería mi sueño de oro.


Guillermo Jouvin Arosemena.

173 visualizaciones0 comentarios