• Stanley Gómez

“Teamwork makes the Dreamwork”

En estos tiempos las grandes, medianas y pequeñas organizaciones buscamos constantemente cómo mejorar la eficiencia del negocio. Este factor financiero básicamente se lo mide comparando los gastos de la operación versus el margen bruto. Por ejemplo, si el margen de eficiencia de una empresa es del 60% significa que para ingresar USD 100, debe gastar USD 60. Otro factor que buscamos mejorar es nuestro retorno; asimismo las ciencias financieras estudian indicadores que comparan nuestros activos y patrimonio versus los resultados de la operación.


Pero hoy vamos a centrar nuestra atención en quienes hacen posible que estos ratios puedan ser analizados, entenderemos cuales son las virtudes que deben poseer quienes son los responsables de que las organizaciones gocen de salud y puedan continuar con su labor.


El concepto de equipo de trabajo ha sido puesto en práctica desde muchos siglos atrás, pero es ahora, en la época moderna, en donde este se vuelve indispensable para innovar en los problemas, servicios, nuevos productos y complejos procesos que se enmarcan dentro del giro del negocio. Debemos tener claro que una sola persona no está en la capacidad entender todas las características de un proceso. Y más aún, el ser humano es un ente que ha nacido para vivir en comunidad, no somos islas. Dado esto, pues, por qué muchas veces buscamos limitarnos a nuestro propio esfuerzo, a querer ganarnos solamente nosotros el crédito; a que, talvez, el criterio que utilicemos no sea el adecuado y tengamos que tirar al traste horas de trabajo?


Ahora, como empezamos a trabajar en equipo? A continuación unos tips:


  1. Identifica que factores intervienen en el problema. La problemática planteada muchas veces requiere que diferentes áreas de una organización presten atención a la situación para determinar una solución. Es saludable que el criterio de un analista financiero esté presente al momento de negociar algún descuento comercial en la venta de un bien para determinar cuánto podemos “ceder” en rentabilidad. Los departamentos operativos/de logística tienen que estar siempre comunicados con los departamentos financieros/administrativos. Invita a todos los actores a pensar en función del proyecto.

  2. Toma la iniciativa e invierte unos minutos en la planificación inicial. Es necesario que, una vez identificado el problema y sus factores, se realice una planificación con objetivos realizables y medibles en el tiempo. Muy útil plantear y asignar tareas en función de la urgencia de las mismas.

  3. Escoge un líder. Seamos humildes, las personas tenemos diferentes capacidades y posibilidades. Pero recuerda, todos somos importantes en la cadena de valor.

  4. Nunca te canses de enseñar. Comparte tu experiencia con tu equipo. Enseñar es la principal forma de aprender. Quien enseña, aprende nuevamente.

  5. Si existen discrepancias, no las tomes de manera personal. Es importante mantener el enfoque en la resolución del problema, y en las mejoras ideas, sin importar quien las plantee.


Cabe mencionar también que el trabajo en equipo ayuda a distribuir la carga entre varios puntos. No es lo mismo que un clavo sostenga una tabla a que muchos clavos presten su esfuerzo en la labor. Trabajar en conjunto nos ayuda a encontrar el equilibrio que un único clavo no posee.


Te invito a que formes un equipo de trabajo, que te rodees de personas que compartan tu mismo objetivo, que dejes el ego de ser “quien resuelve todo solo”, que comiences a trabajar por y para un proyecto en común. Vivimos en una sociedad que necesita más colaboración. Pongamos en práctica lo que te estoy comentando para que formes tu DREAM TEAM en tu lugar de trabajo.




52 visualizaciones0 comentarios